Ir a inicio

Llámanos: +57 (4) 444 9112 - +57 (4)235 5042 - +57 (4)418 6767

Torre Médica Ciudad del Río, Consultorio 1308 | Medellín, COLOMBIA Ver Mapa

Fertilizacion in Vitro (ICSI)

Escogiendo el mejor embrión

En un ciclo natural casi siempre un sólo ovulo consigue madurar completamente. En contraste, después de un tratamiento de fertilidad la mayoría de los pacientes produce varios ovocitos maduros, los cuales mediante la fecundación In Vitro se transforman en embriones. Pero no todos los embriones provenientes de estos ovocitos serán bebés, pues cada embrión tiene una constitución bioquímica y genética diferente que lo hace tener en menor o mayor grado, la capacidad de generar un embarazo exitoso.

Si cada uno de los embriones tiene una potencialidad diferente para originar un embarazo, entonces, en un proceso de fecundación In Vitro es necesario seleccionar el embrión con las mejores características relacionadas a la potencialidad de garantizar un bebe en casa. Para elegir el mejor embrión, se ha desarrollado varios sistemas que evalúan la calidad de embrión.

 

El método más común y efectivo es la evaluación morfológica del embrión, usando criterios estándar que califican los embriones de acuerdo a la cantidad de células, rasgos del núcleo y el citoplasma, cubiertas embrionarias, procesos de degeneración celular, y características asociadas al tiempo de cultivo embrionario. Dichos criterios establecen varias categorías en función de la velocidad de división, del grado de fragmentación del embrión, asimetría de las blastomeras, multinucleación, etc. En este sistema, el embriólogo, realizando un seguimiento diario, crea un registro de cada embrión con el objetivo de comparar cada una de las características y de acuerdo a estas transferir solo el mejor embrión.

Los embriones son rutinariamente cultivados entre dos y cinco días, e incluso hasta seis días después de la recuperación de los ovocitos. A veces es muy difícil decir qué embriones son los mejores, especialmente cuando sólo tienen dos o tres días en cultivo. Varios embriones procedentes de una misma pareja pueden parecer muy similares en esta etapa. Por ello en algunos casos y dependiendo de las condiciones de la mujer y el número de embriones, es recomendable llevarlos al estado de blastocisto, cultivándolos In Vitro hasta por cinco días. Solo los embriones más sanos llegan al estado de blastocisto, en cultivo alrededor del 40% de los embriones alcanzan este estado. Los embriones que no logran avanzar, en la mayoría de los casos son cromosómicamente anormales y no tienen la capacidad de mantener un embarazo saludable. Así, el mayor beneficio de extender el cultivo del embrión hasta el día cinco es una selección natural de los embriones de mejor calidad. Esto se traduce en un aumento en el número de embarazos y una reducción en el riesgo de embarazos múltiples.

Desarrollo del embrión

Dentro de las trompas de Falopio, un óvulo humano maduro espera en un estado de freno. Este ovulo posee todos los nutrientes y casi todo lo que necesita para iniciar el desarrollo de un embrión. En ese momento el ovulo necesita de un espermatozoide. Si un espermatozoide no penetra la membrana externa de huevo antes de 24 horas después de la ovulación, el huevo está destinado a morir. Todo óvulo humano maduro realmente necesita del ADN del espermatozoide. Cuando se combina 23 cromosomas del óvulo y 23 cromosomas del espermatozoide, el nuevo embrión tiene la gama completa de material genético para su óptimo desarrollo. Dentro el cuerpo de la madre, un óvulo se mueve a través de las trompas de Falopio, empujado hacia el útero por filamentos que recubre el interior del tubo. Todavía dependientes de nutrientes y las instrucciones genéticas aportadas por el huevo, Después de la fecundación el embrión se divide exponencialmente a partir de una célula (El embrión de un sola célula es llamado un zigoto 2PN) en dos, cuatro, y ocho células. . En este momento y con tres días de edad el embrión de alguna manera activa sus genes. Por el momento en que un embrión humano entra en el útero ya tiene 16 células idénticas empaquetadas para formar una esfera llamada mórula. En el útero, el embrión se está preparando para una gran transformación.

Durante las siguientes 48 horas y para el momento de la implantación, la mórula se convertirá en un blastocisto; una estructura hueca con aproximadamente 100 células que se diferencian en dos tipos diferentes de células: Las células que forman la capa exterior del blastocisto y que posteriormente se convertirán en la placenta. Y al el interior de la cavidad hueca, una masa de aproximadamente 50 células que darán lugar a los millones de células especializadas, tejidos y órganos que conforman a un bebé recién nacido.

FIV

La fecundación In Vitro es la unión del óvulo de una mujer y el espermatozoide de un hombre en bajo las condiciones de un laboratorio. Alrededor de 50 mil espermatozoides se juntan con un óvulo de buena calidad, esta mezcla se denomina inseminación y se mantiene en un ambiente controlado por incubadoras hasta por 18 horas. Generalmente un espermatozoide entra en el óvulo unas cuantas horas después de comenzada la inseminación. El óvulo fecundado se divide y se convierte en un embrión.

ICSI

Es un procedimiento de micro manipulación que consiste en inyectar un solo espermatozoide en el citoplasma de un ovocito. Se usa en reemplazo de la Fecundación In vitro cuando los espermatozoide tiene bajos parámetros de calidad.

Este método de fertilización puede ser muy eficaz en casos de infertilidad masculina resultante de obstrucciones que impidan a los espermatozoides pasar desde el testículo fuera del pene. En estos casos, técnicas de microcirugía y de laboratorio se combinan para extraer los espermatozoides directamente del testículo o epidídimo para su uso con ICSI.

Nuestro laboratorio de Embriología está equipado con la última tecnología y nuestro personal experimentado en las técnicas de micro manipulación más eficaces diseñadas para asistir en la fecundación de los ovocitos (óvulos).

Aspiración folicular

Durante un tratamiento de reproducción asistida como FIV o ICSI a las pacientes se les administra medicamentos que incrementan la producción de óvulos. Para recuperar estos óvulos del cuerpo de la mujer, se realiza una cirugía menor llamada aspiración folicular. Este es un procedimiento que realizamos en un quirófano certificado, con todos los cuidados que esto implica. En este proceso a la mujer se le administran medicamentos de tal manera que no sienta dolor. Utilizando imágenes de ultrasonido como guía, el médico inserta una aguja delgada a través de la vagina y dentro del ovario y los sacos que contienen los óvulos.

La aguja se conecta a un dispositivo de succión, que extrae los óvulos y el líquido fuera del folículo. La mujer puede presentar algunos calambres después de la cirugía, pero esto generalmente desaparece en cuestión de un día. En raras ocasiones, se puede necesitar una laparoscopia pélvica para retirar los óvulos.

Transferencia de embriones

Alrededor de tres a cinco días después de fecundar los ovocitos, se transferirán los embriones de mejor calidad. El procedimiento no necesita anestesia y mientras la paciente está despierta. Consiste en introducir un delgado tubo o catéter a través del cuello uterino. El catéter transferirá al interior del útero los embriones seleccionados junto con una pequeña cantidad de líquido.

El número de embriones transferidos es un asunto complejo que depende de muchos factores como la edad de la mujer, la calidad de los embriones y el dialogo con el médico. Después de la transferencia, la paciente podrá permanecer en reposo por media hora. Los embriones de alta calidad que no se utiliza podrán congelarse. Si un embrión se pega o se implanta en el revestimiento del útero, crece allí y se presenta el embarazo. Se puede transferir más de un embrión al mismo tiempo, lo cual puede llevar a gemelos, trillizos o más.

Cancelación del ciclo

No todos los procedimientos de reproducción asistida transcurren sin complicaciones. Pueden surgir algunos problemas que causen el retraso del procedimiento o incluso su cancelación. Por ello es importante ser consciente de estos problemas antes de someterse a tratamiento.

Abandonar un ciclo puede ayudar a evitar complicaciones más graves y garantizar una mejor oportunidad en el futuro. Algunos de los problemas que pueden surgir son:

Quiste ovárico: Si un quiste está presente, puede retrasarse la fecha de inicio de ciclo. En general, los quistes ováricos pueden retrasar en uno o dos meses el inicio de un ciclo. En ocasiones se proporcionan medicamentos para ayudar a suprimir los quistes.

Pobre Respuesta a los medicamentos: Algunas mujeres responden mal a los medicamentos que se utilizan para estimular los ovarios, de manera que no producen suficiente huevos. Normalmente, si en un paciente crece menos de tres folículos, las posibilidades de embarazo son pobres. Este bajo rendimiento a menudo resultará en un ciclo cancelado. Para los ciclos posteriores se puede considerado un régimen diferente de medicamentos.

Hiperestimulación Ovárica: Es una respuesta excesiva a los medicamentos de fertilidad, que resulta en el desarrollo de muchos folículos. Esto aumenta el riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica, con la consecuente cancelación del ciclo. Para los ciclos posteriores se puede considerar una disminución en la dosis de medicación.

Disminución en los niveles de Estradiol: El estradiol es una hormona que se produce en los ovarios, es necesaria para que el folículo crezca y el ovocito este en las mejores condiciones, además de desencadenar el resto del ciclo reproductivo. Si hay una caída inesperada en el nivel de esta hormona durante un ciclo, puede haber un problema con el desarrollo del folículo, y el ciclo puede ser cancelado.

No recuperación de óvulos: Normalmente, un examen de ultrasonido detectará el número de folículos listos para recuperar, pero en casos raros, se recogen los huevos menos de lo esperado. En estas situaciones, el ciclo debe ser cancelado y el curso de los próximos ciclos debe ser determinado caso por caso.

Pobre fecundación: La mala calidad de óvulos o espermatozoides puede obstaculizar el proceso de fecundación y producir un bajo número de embriones. Es muy raro que no haya ningún ovulo fecundado, pero en estos casos el ciclo tendrá que ser abandonado.

Enfermedad: Si uno de los padres se enferma o presenta un cuadro febril durante el tratamiento, el ciclo deberá ser cancelado.

Que es un blastocisto

Un blastocisto es un embrión diferenciado que ha crecido hasta el punto donde está listo para pegarse a la pared del útero (implantación). Un embrión que llega a la etapa de blastocisto es un embrión más saludable ya ha activado su material genético. Un blastocisto está compuesto por estructuras altamente diferenciadas como la masa celular interna, el blastocele y el trofoectodermo.

Transferir un blastocisto es una metodología diseñada para aumentar las tasas de embarazo y disminuir el riesgo de embarazo múltiple.

Transferencia de un embrión en Día 3 vs Día 5 (blastocisto)

Todo nuestro empeño en DEJANDO HUELLA FERTILIDAD, se enfoca en que la pareja logre su objetivo primordial, un embarazo sano y un bebe saludable en casa.

Cada pareja la analizamos profundamente, tanto los médicos como los embriologos nos esforzamos para ofrecerle a cada uno el procedimiento mejor para solucionar su problema, discutimos la mejor propuesta y procedemos de acuerdo con el consenso. Cada pareja tiene una historia diferente, nosotros individualizamos cada tratamiento, con más de diez años de experiencia en técnicas de reproducción asistida de baja y alta complejidad, podemos discernir y aconsejarla de forma oportuna y eficiente.

Transferir un embrión del día 2 ó 3 (de cuatro a ocho células) o esperar a transferir un día quinto es un dilema con argumentación científica muy clara. Desde que el número de huevos captados, las características de los embriones (el número, la calidad y el desarrollo simétrico de sus blastómeras) de las pacientes (edad, la respuesta a los inductores, antecedentes) y del laboratorio (cultivo extendido estandarizado) nos lo permitan, preferimos transferir un día quinto ya que un blastocisto tiene más potencialidad de implantación que un embrión de tres días.

Desde hace mas de cinco años se ha confirmado en la literatura mundial que transferir embriones del quinto día (Blastocisto), mejora las tasas de embarazo, reduce el número de embriones a transferir dando una mayor garantía de la efectividad del proceso, disminuye el riesgo de embarazo múltiples y permite seleccionar los mejores embriones.

En nuestra unidad de medicina reproductiva procuramos transferir entre dos y tres embriones como máximo ya que con las características del laboratorio que poseemos, tenemos una tasa de éxito mayor del 50% de embarazos por ciclo iniciado y el mínimo de gestaciones múltiples (8%).

Conocemos y le hacemos saber a nuestros pacientes que aunque transfiramos uno o dos embriones, puede existir un riesgo mínimo de triples (uno de los dos embriones se divide para gemelos idénticos).

Los médicos, embriologos y personal de apoyo estamos consientes de los riesgos que pueden presentar los embarazo múltiples, la mayoría de los gemelos presentan una edad gestacional menor que los embarazos únicos, con riesgos de prematuridad por el bajo peso al nacer, mas posibilidad de desarrollar preeclampia, diabetes gestacional, amenaza de parto prematuro, restricción en el crecimiento intrauterino y requerir uso de unidades de cuidado intensivo neonatal o materno.

Transferencia de un solo embrión

En algunos países (por ejemplo Alemania) está legislado que solo se pueden transferir máximo dos embriones, con el objeto que el riesgo de embarazo múltiple sea el mínimo y que las oportunidades de éxito sean adecuadas, la ley Colombiana deja a decisión del médico, que en conjunto con la pareja, determinen el número de embriones a transferir.

En mujeres jóvenes y sanas con embriones de buena calidad que llegan a blastocito, o en ovo receptoras con donantes de muy buena calidad, el transferir un embrión único (SET, Single Embrión Transfer, por su sigla en inglés) es una buena táctica y permite buenos resultados con mínimos riesgos de multiplicidad.

En DEJANDO HUELLA FERTILIDAD, transferimos los embriones de mejor calidad, para que las oportunidades de éxito sean optimas, procurando obtener la gestación única y así lograr un bebe sano y feliz en casa.

Cuando conocemos de fondo el posible estrés psicológico, económico y social, en que se ven envueltas las familias, que obtienen un embarazo múltiple luego de las técnicas de reproducción asistida, permite a los profesionales que nos desempeñamos en DEJANDO HUELLA FERTILIDAD, ejercer un balance ideal entre embriones transferidos, embriones congelados y chances de éxito, situación que nos diferencia de otras instituciones, permitiéndonos bajo la autocritica prestar un servicio muy humano, de alta calidad científica y con resultados muy adecuados, con el mínimo de riesgo para nuestras parejas y bebes.

Estadísticas mundiales informan como la evolución en la reducción de embriones transferidos a medida que las técnicas de reproducción humana han mejorado, redundan en mejores resultados perinatales (puede consultar los sitios web de la sociedad de tecnología reproductiva www.asrm.org , la red latinoamericana de reproducción asistida www.redlara.com o la sociedad europea de reproducción humana y embriología www.eshre.eu).

El Diagnóstico genético preimplantatorio (PGD)

Es una forma de prevenir un embarazo afectado por una enfermedad genética o un trastorno cromosómico. Existen varios tipos de PGD, dependiendo de las necesidades individuales de la pareja. Este tipo de pruebas genéticas se realiza en embriones después de una inyección intracitoplasmática de espermatozoides. Los embriones que han sido analizados y se encuentran normales son transferidos al útero de la mujer originando el nacimiento de un niño sano. En DEJANDO HUELLA FERTILIDAD estamos en la capacidad de realizar DGP para enfermedades ligadas al sexo, aneuploidias y algunas enfermedades monogénicas. Para este procedimiento siempre se debe contar con un estudio genético previo que diagnostique exactamente el origen de la afección.

Ver Video